Urgoland

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Urgoland

Mensaje por Anahelise el Mar Sep 18, 2012 2:59 am

La única forma de llegar a Ulgoland es atravesando el Valle de Grul

Una vez atravesado el valle, se ha de ascender a la ciudad sagrada de Prolgu.

El tiempo es inestable y las tormentas se desatan con toda su furia cuando te aproximas a un extraño pico con forma piramidal. Las cuestas de aquel pico son empinadas, se alzan de forma abrupta bajo las casi continuas tempestades de nieve y no parece tener ninguna de las irregularidades de las montañas circundantes. Uno no puede evitar el pensamiento de que aquel pico de paredes angulares ha sido construido así a propósito y que su forma es el resultado de un diseño consciente.

Para llegar a su cima existe únicamente un camino que comienza en una enorme pila de rocas a un lado de la montaña. El camino es una estrecha cornisa que asciende en espiral por las caras de la montaña. Se tarda al menos dos horas en ascender a la cima. El viento se arremolina a tu alrededor y sopla en tus oídos de forma demencial, enpujándote como si quisiera tirarte de la cornisa.

En la cima, el viento es brutal y brama con fuerza implacable. Atraviesas un amplio portal en forma de arco y entras a la ciudad de Prolgu.

Las calles desiertas estan flanqueadas por altas y gruesas columnas que se alzan bajo la incesante nevada. hay numerosos objetos tirados, como vasijas rotas y smilares que los ulgos, por considerar el lugar como sagrado, nunca tocan pues todo debe quedar donde esta. Los edificios, todos sin techo como consecuencia del paso del tiempo y la eterna sucesión de las estaciones, tienen un aspecto peculiar, fuera de lo corriente, acostumbrado como estás a ver ciudades con estructuras rígidas y rectángulares. Las esquinas sesgadas de la arquitectura de Ulgo te resultan desconcertantes. Las construcciones tienen una majestuosidad que parece desafiar el tiempo y las piedras, desgastadas por la intemperie, se asientan con firmeza unas sobre otras en el mismo lugar donde habían sido colocadas miles de años atrás.

En el centro de la ciudad te encuentras una gran piedra negra en el suelo. Aquella piedra tiene la forma de pirámide truncada de los edificios de la ciudad y se alza un metro por encima del nivel del suelo. Los ulgos creen que el propio Ul la colocó ahí. Enel suelo, al pie de la piedra, puedes observar una serie de baldosas negras, mas una de ellas con una pequeña diferencia de color.

Finalmente, y una vez en la cima, debe buscarse la entrada secreta las galrias Principales en las desiertas calles de la antaño ciudad Prolgu.

El pasadizo que lleva a la entrada de las galerías esta oculto, en algun lugar de la ciudad y custodiado por los ulgos. Acaba en una apertura en lo alto del muro de la caverna, cerca del techo abovedado, y desde allí desciendes hacia el suelo por una amplia y abrupta rampa.

La enorme caverna no es silenciosa. Desde lo que parece una distancia infinita, se oyen las oraciones de un coro de graves voces masculinas. Cuando los últimos rezos se desvanecen, el coro canta de nuevo. De forma extraña las primeras frases se unen a las siguientes y concluyen en uan resolución armónica impresionante. Es el himno a UL y lo repiten cada hora, así, el eco hace que no termine nunca. Las cuevas llevan cinco mil años cantando.

Se tarda media hora en llegar al suelo de la caverna. Los muros de las cuevas tienen aperturas a intervalos regulares que conducen a corredores y galerias en el interior de la sólida roca de la montaña. Son largas y estan poco iluminadas, tienen también aberturas en las paredes y varios ulgos, hombres y mujeres bajos de anchos hombros, perlo blanco y grandes y oscuros ojos, caminan de aquí a allí.

En el centro de la caverna hay un gran lago de aguas quietas con el fondo cubierto de grava. En el centro del lago se alza una isla con una casa piramidal, construida al estilo de los edificios de la ruinosa ciudad de Prolgu. La casa está rodeada por un círculo de columnas y por varios bancos tallados en piedra blanca. Brillantes globos de cristal cuelgan de cadenas desde el techo alto, a unos nueve metros de altura, y la luz, aunque tenue, es mucho más potente que la de las demás galerías. Una calzada elevada de mármol blanco conduce a la isla, donde habita el hombre más viejo e importante de toda Ulgoland: el Gorim.
avatar
Anahelise

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.