Laurel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Laurel

Mensaje por Set el Miér Oct 24, 2012 5:06 am

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
Era una clara mañana de primavera en Zairel, donde el colorido, las fiestas y el jolgorio abrumaban a toda la ciudad. Puesto que fue allí mismo donde la niña querida de papi Coronel se casaba con el mejor soldado de las filas del Coronel. Zairel es una ciudad extensísima, digna de ser la Capital de Marvalar, todas las calles impolutas, guardas por cada esquina, alegría desprendida por cada campesino, todo era perfecto, todo era como la Hija deseaba y con el hombre que ella deseaba.

Los tambores por vez primera dejaban de ser golpeados para fines bélicos para ser protagonistas de un desfile de color en una marcha ceremonial. Sobre los tejados, las manos inocentes de los niños arrojaban pétalos de flores, éstas descendían a merced de las brisas, bailando a cada capricho del viento; también otros cuantos pequeños dejaban volar palomas blancas como la nieve, estas aves siempre han sido señales de buen augurio.
Luego, en las calles, varios estandartes y banderas a lo largo de la "Avenida Ieres" la más importante de la Capital, camino del Templo. Pero ésta ceremonia, se celebraría a las puertas del mismo, puesto que por deseo de la "Princesa" toda la ciudad estaba invitada y evidentemente toda la ciudad no cabía en el mismo recinto. Guiada por cuatro corceles fasutosos y elegantes estaba la carroza donde era transportada la novia que saludaba entre tanta emoción, el novio era llevado en un coche con tres caballos blancos.
Los novios iban por separado dado que según muchas creencias, ellos no podían verse antes de la ceremonia, todo era tan deliciosamente perfecto, daba mala suerte o era sacrilegio y para dar buen ejemplo de cara al pueblo, la alta sociedad de Marvalar debía dar la imagen, mucho más si hablamos de la capital.

Ella iba vestida de blanco, con grandes adornos de filo dorado, flores por cada centímetro de tela sobre su cuerpo y con una tiara de plumas de pavo real sobre su pelo, luego también tenía un velo casi transparente que por delante le llegaba al pecho y por detrás cortaba sobre la cintura.
Él iba con una armadura de poco peso, parecía más piel y tela que metal, y sobre sus hombros una capa blanca combinando con su indumentaria.

La ceremonia fue preciosa, emotiva y... manchada de sangre masculina, el yerno del coronel había sido asesinado con certero tiro de arco. El silencio emocional de la situación del "Sí, quiero" fue roto por el silbido de una flecha directa al cuello. Se hizo el silencio, y tras la calma el pánico, la gente corría se chochaba, gritaba huía del asesino certero, la novia parecía en trance no podía creérselo. Llevóse las manos a la cara aterrorizada y tal fue el grito de dolor desgarrador e incredulidad que hasta las palomas que se mostraron al principio de la ceremonia, volaron huyendo del campanario. El padre también estuvo en estado de shock por un tiempo, tal y como los camaradas del difunto.
Pero toda flecha tiene su arquero, un elfo solar conocido ladrón de buenísima vista y gran luchador, pagado por Set, la Kaiser que por conversión oscura es una de las muchas sacerdotisas del Señor Oscuro. Ambos se encontraban en un tejado a una distancia prudente del altar.

Habéis obrado bien. -dijo la Kaiser en un susurro sutil.-Me dispondré a pagaros- la bella mujer de tez clara y aún más claros cabellos, hizo un ademán de manos como si quisiera sacar monedas de dentro de sus ropas. Pero todo quedó en eso, en un ademán. Cuando el elfo pecó de confiado, la Kaiser lo empujó violentamente, atizándole con las palmas de las manos con fuerza y como si eso no fuera poco, la sacerdotisa le miró directo a los ojos haciéndole la ilusión óptica de que arañas, escorpiones y serpientes le comenzaban a morder y envenenar. Hubiera sido divertido para ella ver como ese elfo se autolesionaba mientras caía, hasta que su cráneo se estampó contra el suelo.-He aquí vuestra recompensa, servir a Padre.
Los guardas entraron en la casa del tejado donde ella se encontraba, se le echaba el tiempo encima, optó por una mentira ¿piadosa? Cuando los guardas suban, ella se haría la heroína, diciendo que empujó al asesino al vacío. Al ver lo ocurrido, por patriotismo y amor a Marvalar subió y decidió tomar la justicia por su mano.

Pero la muerte con castigo se cumple, no la creyeron y ella sumisamente (y evidentemente superada en número y armas) se entregó a las autoridades, ya saldría con vida por obra y gracia de Padre.
La celda donde ella se encontraba junto a otros malhechores era subterránea, humeda y oscura. Un gran pasillo largo con celdas a cada lado y comida que parece estar mas viva que muerta y cocinada era arrojada a los pies del preso por un hombre de pelo mal cuidado cano y medianamente calvo, jorobado, por sus años podría estar desde que las celdas se crearon. Arrastraba un carrito con una olla y unos platos, parándose en cada celda vertía la plasta amarillenta sobre el plato y.. eso, lo que no se volcaba, se movía de por sí, ¿gusanos? Quizá… Todo puede ser que el remedio del hambre sea peor que la misma hambruna.

Off
Sé que éste no es el lugar, pero prefiero hacerlo aquí para luego no tener que mover temas y demás, podéis hacer lo que queráis. Hagáis lo que hagáis, os mandaré al calabozo (si no toda esta boda no tiene sentido)
Lo que no describo, está a vuestra disposición.


[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]
avatar
Set

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 25/09/2012

Estado del Personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/500  (0/500)
Coronas: 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.