Komala

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Komala

Mensaje por Anahelise el Lun Sep 10, 2012 11:02 pm

La tierra de los Komales es un vasto desierto situado al norte del reino de Latveria es una extensión prácticamente desierta, con excepción del Bosque Pérfido y algunas ciudades como la capital Maerund.

El Bosque Pérfido es una trampa mortal para los incautos, da igual su grado de experiencia. El terreno sobre el que se asienta es una inmensa colada de lava con gran contenido en hierro, lo que hace inutilizables las brújulas. La frondosidad del bosque y su homogeneidad provoca que con sólo internarse unos metros, te sientas perdido y desorientado.

Quizás sea por su gusto a peligro, o tal vez por el olor a muerte desprendido por la vegetación putrefacta de lugares a donde no llega nunca el sol. Sea por lo que sea, siguen siendo numerosos sus visitantes, y mucho más aún aquellos que buscan internarse en el bosque en busca de un suicidio.

En contraposición total al paisaje anterior, más al centro de Komala, se encuentra la grandiosa ciudad Maerund, que es probablemente la ciudad más pintoresca y culta de este mundo, rodeada de dramáticos acantilados que dan lugar a aguas feroces vigiladas por antiguos castillos y donde el follaje de los árboles nos sorprende siempre con sus colores.

Esta asentada en un banco de granito de un extraño color azul turquesa, que se encuentra con abundancia por todo el territorio. Motivo por el cual esta construida de granito azul turquesa, si bien algunos templos son de marfil. Dicen los sacerdotes komalianos, que utilizan otro material para que el espíritus de los Dioses sepan diferenciar sus templos y no se pierdan o los abandonen.

A ambos lados de las amplias calles se alzan casas majestuosas, con fachadas de mármol blanco y puertas macizas con frecuencia vigiladas por mercenarios privados que miran a los transeúntes con expresión agresiva.

El Palacio Mayor se alza sobre una alta colina en el centro, hecho enteramente de mármol color café. No consta de un solo edificio, sino de varios, grandes y pequeños, y todos construidos en mármol y rodeados de prados y jardines donde los cipreses ofrecen una agradable sombra. La totalidad del complejo está encerrado entre altos muros sobre los cuales hay estatuas a distancias regulares.

La ciudad entera y el resto del territorio se encuentra habitado por los Komalianos.

Los komalianos pertenecen a la raza originaria que estaba destinada para kephisto, Dios del Mal Terrenal y que éste se negó a acoger. Un grupo de gentes se dispersó y se asentó en las tierras del norte de los reinos de Latveria, donde comenzaron a adorar a los demonios.

Los Komales son una raza de piel y cabellos oscuro, muy hostil y ligada a su tradición. Debido a su profunda admiración por los demonios y que muchos de ellos son chamanes o magos que se dedican a convocarlos, los Komales tienen una relación más cercana que muchas razas con lo sobrenatural. A parte de eso, el aspecto de los Komales deja mucho que desear pues desde muy jóvenes se tatúan todo el rostro y el cuerpo con extraños símbolos jeroglíficos y su energúmeno carácter y atracción hacia el lado diabólico hace que la gente tema tener cerca de esta raza.

Se organizan jerárquicamente en torno a un guerrero o a un mago “poderoso” y tienen ciertos ritos de iniciación con los jóvenes donde salen a recorrer las tierras Komales acompañados de un mago y el visionario del pueblo. Este rito simboliza el paso de la adolescencia a la madurez.

El joven es denominado "buscador" y lleva un tocado de piel blanca y una lanza ceremonial en rojo que jamas sera utilizada como arma. Además el buscador tiene prohibido el hablar hasta que termine el rito. Van acompañados de el "soñador" que lleva una banda de piel blanca en el brazo izquierdo, hablan con acertijos y suelen caer en trance. Finalmente el "mago, el culmen de la jerarquía. Llevan una estaca con un cráneo con cuernos.

Los magos son capaces de, mediante la magia, controlan a los demonios o espíritus malignos. El mago intenta controlar al demonio con hechizos, es decir, con fórmulas, símbolos y diagramas místicos. Mientras no cometa ningún error, el demonio será su esclavo absoluto. Pero a los demonios no les gusta ser esclavos, así que siempre buscan la forma de romper el hechizo. Si lo logra, devora al mago en el acto. Básicamente, consiste en crear una ilusión con la imaginación y encerrar en ella al espíritu del demonio. Mientras puedas mantener al demonio dentro de esa ilusión, hará lo que le ordenes: si pierde el control y la ilusión se esfuma el espíritu se libera y recobra su forma original, atacando y sembrando el coas allí a donde vaya.

Es por ello que hace tiempo que se perdió todo interés en vigilar el territorio, dado que entre los Komalianos, el Bosque y demás, se consideró una causa peligrosa y perdida.
avatar
Anahelise

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.